Cualquier lugar es bueno para comer comida callejera. No importa la hora o el lugar, seguro te encuentras con un puesto, carro o bicicleta que te salve heroicamente en esos momentos en los que ataca el hambre. Poco importa la ocupación